Cosas que no sabías de EE.UU.: en el médico

El mes pasado fuimos los cuatro al médico por primera vez en EE.UU., los niños a su pediatra y nosotros al médico de cabecera (aunque si ya se tiene asignado médico de familia, no es necesario buscar un pediatra para los niños, ya que el mismo médico de familia los atiende igualmente). No es que estemos enfermos, pero a los niños les iba tocando hacerse una revisión de niño sano y a nosotros un chequeo médico.

Si te acabas de mudar a EE.UU., unas de las primeras cosas que conviene hacer (no como nosotros, que lo hemos ido dejando…) es buscarte un médico de cabecera o médico de familia y averiguar bien cómo funciona el sistema, en caso de que tengas alguna urgencia o enfermedad.

En caso de enfermedad o urgencia médica, deberíais tener localizado dónde están vuestro centro de emergencias o de urgencias más cercano. Dependiendo del problema médico, deberéis acudir a uno u otro (y en caso de necesitar asistencia médica en el lugar, o desplazamiento urgente a un hospital, debéis llamar al 911). La siguiente información la he sacado de esta página de red de centros médicos y hospitales, en Massachusetts.

Deberéis acudir a Emergencias…

Si tenéis dolor muy intenso o agudo en el vientre

Si se produce sangrado durante el embarazo

Si se está teniendo un infarto

En caso de epilepsia

Se sufre una hemorragia

En caso de grandes quemaduras, reacciones alérgicas…

(En Emergencias también hay un Quick Care, donde se tratan a los pacientes con los problemas más leves, como cortes, otitis, dolor de garganta…)

Deberéis acudir a Urgencias…

Si se tiene dolor de garganta o de oído, tos o síntomas gripales

En caso de heridas y/o cortes

Con quemaduras pequeñas

Si tenéis diarrea y/o vómitos

Para recibir la vacuna de la gripe

Para hacer radiografías para pequeñas fracturas…

La lista de situaciones médicas en las que se recomienda acudir a emergencias o urgencias es bastante extensa, por lo que sólo he compartido aquí una selección de situaciones que pueden ser más comunes, pero os sugiero que miréis el listado completo de problemas médicos en los que es recomendable que se acuda a emergencias, disponible en la web que os he puesto más arriba.

Buscar médico de cabecera/pediatra

doctor-1200x600

Para poder tener un médico de cabecera asignado, lo primero que tienes que hacer es tener seguro médico, ya que es obligatorio. Si ya lo tienes, debes buscar en tu zona un médico de familia o de cabecera con el que tengas cobertura con tu seguro médico (que esté en la red –network– de tu seguro médico, como lo dicen aquí). Para ello, nosotros preguntamos a algunos conocidos sobre qué médico nos recomendaban, también miramos por Google, buscando family physician o doctor, o internist, y asegurándonos de que estuvieran “accepting new patients“.

Entre los médicos de medicina general, podemos encontrar médicos de cabecera (internist) y médicos de familia (family medicine/family physician). Los internists son médicos de cabecera que sólo atienden a adultos en medicina general, mientras que los family physicians son médicos de familia, y atienden tanto a adultos como a niños (en cuyo caso no necesitaríais buscar pediatra).

Seguramente os llamará la atención que hay algunos médicos que figuran con las iniciales DO (osteópatas) y otros con las letras MD (médicos alópatas/alopáticos), si tenéis algunas dudas al respecto, podéis leer un poco más para conocer la diferencia aquí, aquí, y aquí. La mayoría son médicos generales (de cabecera o de familia), pediatras, obstetras o internistas.

Normalmente a través de Google o cualquier buscador, puedes encontrar con facilidad varios médicos de cabecera de tu localidad, entre los que podrás elegir el que más te convenza por proximidad o por recomendaciones o valoraciones de otros pacientes, qué idiomas habla… La mayoría tendrán página web y podrás contactarlos por teléfono para poder consultar si están aceptando nuevos pacientes y es posible pedirles una primera cita, para poder así tener asignado un médico, y que ellos te puedan crear una ficha.

Sé que es un incordio tener que llamar por teléfono, porque te tienen media hora al teléfono, primero con contestador automático, tecleando números, y después al cabo de un buen rato de espera, te atienden… Pero hasta que no tengas la primera cita, no podrás solicitar el acceso al portal web como paciente para poder pedir cita on-line. Al menos así ha sido nuestro caso. Si al llamar, te informan de que sí aceptan pacientes y consigues una cita, ¡enhorabuena! Ya tienes médico de cabecera.

En el médico: qué esperar

Para que no os pille desprevenidos, os aviso porque sé que en España a la gente le gusta llegar tarde o justos de tiempo a las citas: aquí hay que estar como mínimo unos 15 minutos antes de tu hora. ¿Por qué? Sencillo, normalmente tendrás que ir al mostrador de recepción, para avisar de que tienes cita con determinado médico, te harán algunas preguntas, te pedirán documentación (¡no os olvidéis de la tarjeta del seguro médico y pasaporte!), y por último te darán unos papeles para rellenar o simplemente para firmar. Entre tanto, no te da apenas tiempo a esperar sentado, porque llega ya tu turno.

Si llegáis aunque sea 5 minutos antes de la cita, es probable (aunque puede variar de un médico a otro) que os digan que ya no podéis acudir a vuestra cita y deberéis volver a pedir cita para otro día. Así lo advierten en la sala de espera de nuestro médico de familia. Así que avisados quedáis.

Otra cosita a tener en cuenta: si vais al médico con síntomas gripales, os piden que os pongáis una mascarilla (tienen una cajita con mascarillas frente al mostrador para que cada cual coja si es necesario), para evitar el contagio al resto de pacientes que esperan en la sala de espera o al personal de recepción. Y por último otra recomendación: si toses aquí todo el mundo se cubre la boca con el brazo, con el lado interno del codo. Nadie se pone la mano, porque luego acabas tocando cosas o personas favoreciendo el contagio. Sé que en España existe esta misma recomendación, pero creo que por costumbre o cuestiones culturales, la gente sigue poniendo la mano para toser o estornudar. Aquí eso está mal visto. Así que ya sabéis, si vais a toser, poned el brazo.

(Lo que os contaré a continuación parte de nuestra experiencia personal. Desconozco si es igual en todas las consultas de médicos de cabecera o en todos los estados lo hacen igual.)

Una vez te llaman, vas con una enfermera que te pesa, mide, toma la tensión, y con la que estas un rato respondiendo preguntas sobre alergias, tratamientos, cirugías previas, enfermedades crónicas, etc. para ir rellenando tu ficha y tener así tu historial médico listo cuando llegue el médico.

Al terminar la enfermera, viene el médico y te examina en detalle (oídos, garganta, ganglios, latido, respiración, te palpará el vientre…). Eso sí, ¡sin tan siquiera levantarte la camiseta! Curioso, ¿verdad? Lo bueno es que no te da impresión el estetoscopio frío… jeje Tras examinarte, tiene contigo una conversación casual para conocerte más en detalle, sobre tu estilo de vida, antecedentes de algunas enfermedades, dosis de medicamentos que estés tomando, se preocupa por conocer asimismo sobre tu salud mental, preguntándote si estás sintiendo ansiedad, o pensamientos negativos, depresivos, etc.

Tras la primera visita, el médico te manda una análitica general para así conocer los niveles de colesterol, hormona tiroidea, hierro, o detectar alguna anomalía o deficiencia. Nosotros no tuvimos que pedir cita para el laboratorio, ya que estaba todo dentro del mismo edificio y forma parte del mismo centro médico; podíamos ir cualquier mañana que a nosotros nos viniera bien (eso sí, como teníamos que ir en ayunas, fuimos a primerísima hora). Los resultados te los mandan a casa y los recibes la semana siguiente. Si hubiera algo que saliera mal en los resultados, es probable que el médico te llame y te pida que te pases por su consulta. Si todo sale bien, dentro de los valores establecidos, no tienes por qué pedir cita hasta un año después, para el siguiente chequeo médico (a no ser que surja alguna enfermerdad o problema médico y tengas que acudir antes).

Nosotros hemos elegido un médico que aunque no tiene la consulta en nuestra localidad, sí la tiene en la localidad donde trabaja mi marido y está igualmente no muy lejos de donde vivimos, 5-10 minutos en coche máximo; íbamos buscando un médico de familia (aunque a los peques también les hemos buscado pediatra, pero en el caso de que estén saturados los pediatras, tener a otro médico conocido nuestro que los pueda atender) para poder atendernos a los cuatro (si fuese necesario), que tuviese una buena valoración por sus pacientes, que tuviese laboratorio en el mismo edificio, así como ginecología, y que hablase inglés y español. Aunque tenemos nosotros un nivel bastante aceptable de inglés, nos sentíamos más cómodos teniendo a alguien que en caso de no conocer nosotros un término médico en inglés, nos pudiera entender en español o supiera darnos la palabra equivalente en español si hubiese alguna barrera lingüística. A nosotros nos ha encantado el médico, nos ha dado mucha confianza, ha sido muy agradable y cercano en todo momento, y sobre todo muy buen profesional; dedicó aproximadamente una media hora tanto a mi marido como a mí (entramos por separado, primero mi marido y después yo; cosas de estar con los peques a cuestas).

Médicos especialistas: cuándo debo acudir

Aquí en EE.UU. normalmente aunque tengas seguro médico, debes pagar al menos una parte de la tarifa por cada consulta o prueba médica, además de cualquier medicamento (nosotros estamos teniendo suerte y tenemos un seguro médico muy bueno, con una amplia cobertura tanto de médicos, como de pruebas, con lo cual nos está cubriendo prácticamente todo, menos las medicinas). Pero es importante saber que una cita con cualquier médico especialista es mucho más cara que una cita con médico de cabecera/familia/pediatra.

Afortunadamente para ello, primero se acude al médico general y él será quien determine si realmente es necesario derivar a un médico especialista o a un hospital para realizar más pruebas, o si es un problema que él mismo puede tratar en su propia consulta.

En mi caso, que padezco hipotiroidismo (hypothyroidism, y tiene tela pronunciarlo en inglés), no sabía si aquí tendría que buscarme un endocrinólogo para que me fuera llevando él los controles, o si, al igual que en España, el propio médico de cabecera podría hacerme el seguimiento y regularme la medicación cuando fuera necesario. Tras acudir al médico de cabecera e informarle de mi enfermedad, me tranquilizó saber que no era necesario acudir al endocrino, y que simplemente haríamos controles cada 6 meses si salían alterados los resultados, o anualmente en el caso de tener todo bajo control. Él se encargaría de recetarme levotiroxina (en España se vende bajo el nombre Eutirox), levothyroxine en inglés. Yo le comenté que tenía ahora mismo medicación que me había traído de España pero obviamente no me iba a durar eternamente. Él me recetó por si acaso inmediatamente una cajita de levotiroxina con la misma dosis para recoger en 2-3 días en la farmacia que yo seleccioné (te preguntan cuál es tu farmacia). Cuando la tenían lista en la farmacia, me llamaron para avisarme de que ya podía pasarme a recoger la medicación cuando quisiera. Cuando estuviese apunto de acabarse, debería avisar en la farmacia, y ellos se pondrían en contacto con mi médico, para que me renovase la receta (creo recordar), y en 2-3 días volvería a tener mi medicación disponible.

{A diferencia de España, que este medicamento lo cubre la Seguridad Social y apenas hay que pagar en la farmacia por una caja de 100 comprimidos, aquí se debe pagar casi 12$, por sólo 30 pastillas, al menos la primera caja no nos la ha cubierto el seguro.}

Para controles ginecológicos rutinarios, como las citologías, se hacen en la propia consulta del médico de familia. Sólo en casos de problemas más específicos o en caso de embarazo, se derivaría a un ginecólogo/obstetra.

Igualmente si en la consulta, el médico observara algún problema que debiera verlo un médico especialista (diabetes, depresión, enfermedades cardíacas, etc.), él te lo haría saber.

En el pediatra: qué esperar

family-01-570x350

Muy similar a la consulta con el médico de cabecera, la visita de niño sano al pediatra sigue una estructura muy parecida. Se debe llegar unos 10-15 minutos antes de la cita, pasar por el mostrador donde avisas de que tiene cita tu hijo con determinado pediatra, y te entregaran un formulario que deberás rellenar en la sala de espera. Normalmente poco después lo llaman.

Primero acudes con la enfermera quien se encarga de pesar, medir, tomar tensión al niño, así como alguna otra prueba más, si es necesaria (visión, o prueba del plomo, etc.).

Aquí se realiza la prueba del plomo de manera rutinaria a niños de entre 1-5 años. Normalmente sale bien; en algunos casos, como nos pasó con Pequeñina, salen resultados elevados por error (es bastante común), y piden repetirlos. En apenas 10 minutos tienen los resultados y puedes quedarte tranquilo, si los resultados salen dentro de los parámetros normales. Si volvieran a salir elevados, entonces no se trataría de un error, y os derivarían a un hospital donde realizarían una analítica completa y allí te informarían de cuáles serían los siguientes pasos a seguir.

Una vez que la enfermera ha hecho todas las pruebas al niño, esperamos ya dentro de la propia consulta a que llegue la pediatra. No suele demorarse mucho. La pediatra mantendrá una conversación casual con los padres, a quienes preguntará datos sobre el pequeño, su forma de ser, personalidad, desarrollo lingüístico, psicomotor, control de esfínteres, integración con otros niños de su edad, estilo de vida (rutinas de sueño, horas de sueño, actividad/ejercicio físico que realiza, cómo come, etc.), si está escolarizado, etc. Asimismo resuelve toda duda que surja a los padres y atiende a cualquier preocupación que tengan. Luego mantiene una conversación con el niño, intenta conectar con él/ella, ganarse su confianza, y después le examina (ojos, oídos, garganta, palpa vientre, ausculta…). La verdad es que la cita puede durar cerca de una hora fácilmente (si sumamos el tiempo que pasamos tanto con la enfermera como con la pediatra). Si además la pediatra considera que le toca alguna vacuna en esa cita, una vez se haya ido la pediatra, volverá a pasarse la enfermera a poner la vacuna que le corresponda. Por desgracia, el calendario de vacunación español no coincide con el calendario de vacunas que hay actualmente aquí, en EE.UU. Así que tenemos un lío bastante grande… En cuanto me aclare bien, os haré un post dedicado exclusivamente a ello.

Al finalizar la consulta, pasamos por el mostrador del recibidor donde nos entregan el informe médico correspondiente ( te dan dos copias, una para el colegio y otra para los padres). Es importante no perderlo, ya que te lo piden para poder matricular a los niños en la escuela infantil o en el colegio tanto público como privado (y si no tienen todas las vacunas al día, por ejemplo, no aceptan al niño en el colegio), así como para poder apuntarlo a distintas actividades, como campamentos de verano.

*Vacunación de la gripe:

En EE.UU. es muy común que todo el mundo se vacune de la gripe a partir de noviembre, seas o no grupo de riesgo. Los adultos se pueden vacunar en centros comerciales, o en CVS o Walgreens, de forma totalmente gratuita. A niños pequeños, creo que menores de 9 años si no me falla la memoria, los deben vacunar en la consulta del médico de familia o pediatra. En ese caso, las vacunas no son gratis. Y al ser la primera vez que vacunamos a nuestros peques de la gripe, al mes les tenían que volver a poner otra dosis más. En total pagamos 70$, entre los dos niños, con las 4 dosis de vacunas (2 por niño). No sé si éste es el precio final o parte lo pagó el seguro médico. Pero me pareció bastante económico.

walgreens

¿Sabíais que las farmacias en EE.UU. tienen drive-thru? Así no tienes que bajarte del coche, y simplemente pasando en coche por una ventanilla, te entregan tus medicinas y realizas el pago, igual que si fueses a McDonalds y pasaras por el McAuto.

7 comentarios en “Cosas que no sabías de EE.UU.: en el médico

    1. Gracias! acabo de actualizar la entrada con las fuentes originales con más información para saber más sobre si se debe ir a urgencias o emergencias, y he añadido 2-3 curiosidades más que son importantes conocer de cara a ir al médico en EE.UU.

      Me gusta

  1. Sabía lo de las farmacias, es una pasada que todo lo puedas hacer desde el coche.
    Lo que veo que en España falla es que se espera que vayas al médico (en la SS) si te pasa algo, eso de chequeos de control como que no. Bueno excepto en los niños, pero mi experiencia es que es muy superficial…

    Me gusta

    1. A mí en la Seguridad Social en España sí que me hacían controles cada 6 meses por mi tiroidismo. Y mi marido cuando él quería, pedía cita con el médico de cabecera para que le mandara una analítica general. Pero es verdad que el examen físico tan exhaustivo que hacen aquí en atención primaria, en España no lo hemos tenido nosotros nunca, salvo por enfermerdad, como bien dices, y a veces ni eso. En España en la SS como mucho estás 5 minutos dentro de la consulta; en el privado depende, pero media hora nunca he llegado a estar, ni siquiera en los controles de embarazo con las ecografías, durante el embarazo.
      Gracias por pasarte a leer el post y comentar! Un abrazo!

      Me gusta

  2. Superinteresante. Increible como cambia todo. Tengo que reforzar la SS en España porque me dedico a ello y he de decir que en España por lo general son 5 min porque en la mayoria de las veces son banalidades y no precisan mas tiempo. Yo misma y muchos compañeros hemos tenido avisos a domicilio y consultas muy largas a veces y hay otras ocasiones que aunque queramos no podemos por la presión asistencial.
    Si hubiesen menos consultas “tontas”, se pagasen los medicamentos y por tanto habrian mas recursos y muy importante: mas confianza que evita duplicidad de consultas y eso se consigue poniendo un precio a la consulta a partir de un cierto limite.
    Tambien me encanta que implores la no derivación a un especialista (endocrino en tu caso) porque sabes que re puede llevar un medico de familia y porque no te tengas que gastar una pasta… en España la frase “no me manda al especialista?” Es una lacra y ahi van muchos recursos porque el propio paciente lo exige y eso exige mas contratacion, mas centros y mas pruebas complementarias.
    En España falta conciemciacion.

    Me gusta

    1. Totalmente de acuerdo. Mi hermano es médico y trabaja en la SS, así que sé de lo que hablas (y de lo que hablo jeje). Aquí como todo sale de tu bolsillo, aunque tengas seguro médico privado (porque TODOS son de copago), todo se hace usando la cabeza. Y también por eso mismo hay una mayor concienciación en favor de la vacunación, tanto en niños como en adultos. Habrá algunos hippies anti vacunas, al igual que en España, pero aquí sin vacunas no puedes matricular a tu hijo en ningún colegio, ni campamento…

      Me gusta

Responder a Lucia serrano Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .