Viajando con TAP Air Portugal

¡Hoy ya os escribo por fin desde tierras americanas! ¿Quién iba a decir que tan “pronto” estaría ya escribiendo en el blog desde el otro lado del charco? A mí me parecía que el tiempo pasaba muy despacio y cuando menos me he dado cuenta, ya había llegado el momento de coger las maletas, los niños, y lanzarnos a la aventura de coger dos aviones para llegar a nuestro destino, Massachusetts.

Cuando estuve buscando vuelos, allá por agosto, buscaba realmente un vuelo con el menor número de escalas y lo más económico posible. Usé distintos buscadores, y finalmente me quedé con la opción más económica que encontré en eDreams: dos vuelos combinados, Sevilla-Lisboa, Lisboa-Boston, con una escala en Lisboa de unas 4 horas, con TAP Air Portugal. Me hubiera gustado poder viajar de noche, pero no encontré ningún vuelo transatlántico a Estados Unidos por estas fechas que hiciera el vuelo nocturno. Así que finalmente cogí dos vuelos combinados, de los cuales el primero salía de Sevilla a las 6:55 de la mañana y llegaba a Portugal a las 7:05 hora local (sí, lo sé, es un jaleo esto de las horas locales y distintos husos horarios), y luego el siguiente vuelo salía del aeropuerto de Lisboa a las 10:55 y llegaba a Boston a las 14:30 también hora local (siendo entre Sevilla y Lisboa un vuelo de 1 hora 10 minutos, y entre Lisboa y Boston un vuelo de unas 8 horas). El total del viaje me salía por unos 1400€ (mis dos hijos pagaron billete), incluyendo seguro de viaje (unos 80€, porque no quería correr riesgos de ningún tipo), una maleta de mano por billete/persona, y facturando una maleta de hasta 23kg. Mucho cuidado con la información que hay por internet rulando sobre el máximo del peso permitido de las maletas de mano con TAP Air Portugal, porque se contradicen, e incluso llamando a eDreams, me dieron información errónea. Lo mejor es llamar directamente a la aerolínea y que ellos te comprueben qué tipo de billete has adquirido (ya que las restricciones del peso varían depende de ello). En mi caso, el máximo peso permitido por cada maleta de mano eran 8kg.

maletas mano aeropuerto

Si soy sincera, estaba bastante intranquila volando con una aerolínea extranjera, con la que jamás había viajado, y de la que no tenía ninguna referencia. Después de la mala experiencia que ha estado teniendo mi marido este año volando con Iberia, Vueling y Ryanair, iba bastante “cagada” (perdón por la palabra) de imaginarme situaciones similares ocurriéndome a mí estando sola con los dos peques (vuelos cancelados, con retrasos o que no esperan a los pasajeros de vuelos combinados…). Me temía lo peor. Sin embargo, a medida que se acercaba la fecha iba oyendo buenas referencias y después de haber viajado con ellos, debo reconocer que he salido muy satisfecha de la experiencia, a pesar de haber sido toda una odisea.

La ventaja de haber hecho la compra de los billetes a través de eDreams (desconozco si a través de otras empresas similares se hace igual) es que tenía todos los datos a mano en el móvil (a través de la aplicación), pudiendo asimismo solicitar hacer el check-in online con bastante anticipación, y ya eDreams se encargó automáticamente de realizar el check-in en cuanto fue posible, y me enviaron los billetes en PDF por email para poder imprimirlos, ya que algunas aerolíneas no aceptan los billetes desde los smartphones, sino impresos.

En cuanto a la aerolínea TAP Air Portugal he de decir que bajo mi experiencia, ha sido una compañía con un servicio profesional, formal y con un trato exquisito hacia mí y mis hijos. En todo momento, desde que compré los billetes y me surgieron las primeras dudas hasta en el mismo avión, han sido muy amables y han sabido solucionar mis dudas o cualquier imprevisto que surgió. Por ejemplo, en mi caso, no fue posible a través de eDreams conseguir hacer el check-in online del vuelo Lisboa-Boston (el de Sevilla-Lisboa se pudo hacer sin ningún problema) y me informaron en eDreams que debería hacerlo en el mostrador propio de la aerolínea cuando llegase al aeropuerto. El mismo día del vuelo llegué con tiempo suficiente (2 horas y media antes de la hora de salida del vuelo, y conseguí ser la primera en la cola de la ventanilla), y resultó que automáticamente en el formulario que se debe rellenar para viajar a EE.UU se había seleccionado que yo viajaba con el permiso ESTA (para turistas) y faltaba información al respecto, y sin embargo, eso era erróneo y debían incluir los datos de mi visado. La señora que me atendió (muy amable) me invió a pasar al otro lado del mostrador para enseñarme cuál era el motivo por el que los de eDreams no habían conseguido hacerme el check-in del segundo vuelo y me lo solucionó todo en un santiamén. Lo que sí me sorprendió es que me etiquetó mi maleta de mano (que era algo más grande que las otras dos de mano que llevábamos, aunque todas cumplían con las medidas y pesos permitidos en cabina) para meterla en bodega en el primer vuelo, ya que se trataba de un avión muy pequeñito y había poco espacio en los compartimentos superiores de equipaje de mano. Pero que no cunda el pánico, porque esa maleta la entregaba yo en mano al entrar en el avión y me la guardaban en la bodega y luego al salir del avión me la volvieron a dar y la tuve después yo en todo momento.

Desde el minuto 0 nos trataron a los niños y a mí como si tuviéramos billetes Premium (cosa que no era así, íbamos en clase económica), para el embarque y cualquier tipo de cola, para entrega de documentos (pasaportes y visados, por ejemplo), no tuvimos que pasar por ningún control de seguridad extra (salvo el primero del aeropuerto de Sevilla para poder acceder a la puerta de embarque, pero incluso ahí, nos hicieron pasar los primeros), e incluso a la hora de servir las comidas, mis hijos eran siempre los primeros. Otra cosa que me sorprendió fue que en el vuelo de Sevilla-Lisboa, que debido a su corta duración (apenas una hora) informaban en eDreams que no se incluía servicio de comida, sí que repartieron unas cajitas con un sandwich bien gordito y un dulce portugués de chocolate, y alguna bebida (café, té, leche, zumo… a elegir). Lo cual se agradeció y nos vino fenomenal para no tener que gastar en el aeropuerto para desayunar.

Debido a mi miedo a que algún vuelo se cancelase o retrasase en el último minuto, decidí descargarme en el móvil varias apps que me han sido de gran utilidad: la app de AENA, la app de PT Airports, y la app de TAP Portugal. Es algo que le recomendaría a todo aquel que vaya a viajar en avión por España o Portugal, o con esta aerolínea. De este modo, si seleccionabas tu(s) vuelo(s) (incluso también puedes realizar el check-in de forma online, o contratar otros servicios como el Fast Track en los aeropuertos portugueses, por poner un ejemplo), te van notificando con antelación ante cualquier cambio que se haya producido en relación con tu vuelo (si han actualizado la hora de partida, la hora de embarque, cuál es tu puerta de embarque -incluso antes de que se notifique en las pantallas de los aeropuertos, lo he comprobado-, si existe algún retraso, cancelación, o última llamada…). Esto me ha venido muy bien sobre todo en el aeropuerto de Lisboa, ya que estando sola con dos niños a cuestas y las maletas de mano además de los abrigos, pude saber antes que el resto de pasajeros cuál era la puerta de embarque y pude estar allí con tiempo e ir con tranquilidad, sin necesidad de llevar corriendo a los niños, y ser luego los primeros en entrar.

Finalmente en el segundo vuelo, Lisboa-Boston, nada más entrar al avión encontrabas en tu asiento un paquete con una buena y enorme manta polar, una almohada y unos auriculares (en otras aerolíneas no es así: o bien simplemente no tienen mantas/almohadas, o si las tienen muchas cobran un alquiler por el uso de las mismas). Asimismo, en cuanto me senté con los niños en nuestros asientos, una azafata les regaló a cada peque una mochila en la que encontraron una cajita con lápices, un cuaderno con dibujos para colorear, un estuche con cepillo de dientes y pasta de dientes, unos calcetines antideslizantes y un juego de cartas de geografía (muy útil para niños más mayorcitos). Por desgracia, mis hijos fue sentarse en sus respectivos asientos y caer fritos, por lo que no se enteraron del regalo hasta que el avión se levantó del suelo, que fue cuando ellos decidieron despertarse y quedarse súper espabilados el resto de las 8 horas de vuelo. Es decir durmieron sólo 10 minutos mientras el resto de pasajeros embarcaban… Muy gracioso, sí.

Afortunadamente, los niños pudieron estar entretenidos gracias tanto a algunas cosillas que llevábamos nosotros en el equipaje de mano (libros de pegatinas o pizarra mágica), como gracias a la pantalla táctil que hay en el reposacabeza delantero en el que pueden ver películas (hay una gran variedad de películas de todos los géneros y para todos los públicos), series, o simplemente jugar con alguna app (juegos de Mickey, de puzzles…). Mis hijos vieron en bucle dos mismos capítulos de Mickey Mouse (cosa de niños), luego se entretenían también mucho viendo por dónde iba el avión volando en la pantalla, y finalmente con los libros de pegatinas o coloreando y dibujando. No me pidieron levantarse para nada más que para ir al baño una sola vez Hermanito Mayor, y 3 veces Pequeñina (para 8 horas de vuelo, creo que está más que bien).

En este segundo vuelo nos repartieron el almuerzo y poco antes de aterrizar una merienda (un bocadillo de jamón cocido, queso, lechuga,  una chocolatina y un botecito con un zumo espeso de manzana, que más parecía compota, pero estaba muy rico). En mi caso, cuando realicé la compra de los billetes, pude elegir el menú (seleccioné menú estándar para mí -no soy muy tiquismiquis-, y menú infantil para los niños), y teniendo en cuenta que era comida de avión (que suele ser famosa por su mala calidad…), me sorprendió muchísimo y nos encantó a los tres. A mis hijos (a los que les sirvieron primero que al resto de pasajeros), les dieron un buen plato de pasta con salsa de tomate, albahaca, orégano, y queso (los probé y realmente estaban muy ricos), un plato con ensalada, otro plato con pollo cocido desmenuzado, un bollo de pan y mantequilla para untar, un bol lleno de fruta (no era en almíbar), y una chocolatina de Nestlé (que nada más que les sirvieron las bandejas las quité de su vista y escondí, para evitar que sólo quisieran comer las chocolatinas jeje, luego después de comérselo todo, sí se las di, aunque estaban tan llenos que no pudieron terminárselas). Cuando llegó el turno de mi comida, me dieron a elegir entre pasta, pollo o pescado; yo elegí pasta y estaba realmente deliciosa (no os puedo decir qué salsa llevaba, porque no lo sé, pero estaba riquísima), además también tenía un bol de ensalada, otro con trozos de queso y jamón york (esto me lo robó mi hija y me quedé sin probarlo), un panecillo integral y mantequilla para untar, y en lugar de fruta (que sí que eché en falta para mí) me pusieron arroz con leche y canela. Estaba rico, pero apenas fui capaz de comerme dos cucharadas, ya que yo soy más de fruta, y me resultaba muy dulce para mi gusto (es la única pega que podría ponerle a la comida, aunque estoy segura de que el resto de pasajeros no estarían de acuerdo conmigo, porque todo el mundo se lo devoró).

Los dos vuelos comenzaron el embarque también a la hora que establecieron, salieron a su hora y llegaron puntuales o incluso antes de la hora estimada (como fue el caso del vuelo Lisboa-Boston). En un momento puntual, al finalizar el aterrizaje cuando ya el avión estaba parado y todo el mundo estábamos sacando las maletas de mano y haciendo fila para salir del avión, a Hermanito Mayor le entraron unas ganas urgentes de ir al baño… Es bien sabido que en esos momentos 1) los baños ya no están habilitados para el uso de los pasajeros y 2) es imposible querer moverse por los pasillos del avión porque está abarrotado de gente. Yo estaba con Pequeñina en brazos y las tres maletas de mano ya en el suelo, agarrando dos con una mano, y rodeada de gente sin poder moverme. Tuve que pedirle a mi hijo que fuera valiente (es muy tímido) y cruzara nuestra hilera de asientos y se colara por el otro pasillo que estaba algo más despejado y fuera a buscar a una azafata para pedirle que le dejaran pasar al baño. Yo ya me veía venir que mi hijo se negaría en rotundo si no iba yo con él (tiene 5 años recién cumplidos, es muy muy muy tímido y además le da mucha vergüenza hablar en inglés), pero como siempre en la maternidad, los hijos vienen a sorprendernos y darnos lecciones: me dijo “vale mamá”, y se fue, vi que encontraba a la azafata y ya establecí contacto visual con ella quien fue súper amable y lo ayudó en todo momento. Le abrió el baño, le desabrochó el abrigo y le sujetó la mochila (mi hijo y sus cosas que no las suelta nunca), me iba diciendo la azafata que era un campeón y que lo estaba haciendo muy bien, que hasta había tirado de la cisterna el solito, lo ayudó a vestirse (que con esas estrecheces el pobre no podía apenas moverse), y consiguió traérmelo a través de la multitud conmigo. Lo que os digo, estoy encantada con el trato que he recibido de TAP Air Portugal tanto antes como durante los vuelos. Desde luego la próxima vez que reserve un vuelo (viajaremos en Navidades a España otra vez, pero los vuelos los reservó mi marido y creo que contrató otras aerolíneas), intentaré buscar la posibilidad de hacerlo con esta misma compañía aérea porque ya me da mucha confianza y seguridad.

Contadme vuestras experiencias, ¿sois de viajar mucho en avión? ¿Cuál ha sido vuestra experiencia volando? ¿Con qué aerolíneas habéis estado contentos y con cuáles os ha gustado menos? Necesito saber vuestras opiniones, que preveo muchos vuelos en los próximos años, así que soy toda oídos.

 

2 comentarios en “Viajando con TAP Air Portugal

  1. Madre mía, eso de volar es todo un mundo. Yo no te puedo ayudar porque puedo contar con los dedos de una mano los viajes que he hecho, el más lejano a Lanzarote jejeje
    Pero bueno saber que TAP está bien.

    Me gusta

    1. Gracias Erika por tu comentario y tu aportación! Sí, la verdad es que de momento estoy muy contenta con la experiencia vivida con TAP Portugal… Si vuelves a volar cuéntame tu experiencia con tu aerolínea!

      Me gusta

Responder a Erika Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .